Los días que viví Nueva York.

Después de varios días en Nueva York y de tres días intentando encontrar un ordenador desde el que actualizar, aquí estoy.

Lo dicho, estuve en Nueva York y creo que me he enamorado. Desde el momento en el que pisas suelo americano lo sientes, lo hueles y lo saboreas, no sabes qué es pero está ahí. Después de pensarlo un rato, te das cuenta, es el sueño americano, tú también quieres vivirlo.

Podría pasarme cuatro horas, o más, escribiendo, contando qué hice en cada momento, qué vi y qué quise, tranquilos, no lo voy a hacer.

El primer día quedé con Almu y con Teo. Dimos un paseo por Meatpacking. Meatpacking es una zona en transformación. De ser zona industrial ha pasado a ser el nuevo centro donde se concentran galerías de artistas, showrooms y salas de exposiciones. Una maravilla metalizada que contrasta con altos edificios de piedra al otro lado de la calle.




Tocaba ir de compras, Soho. Decidimos bajar andando desde el hotel, en 5th Avenue con la 32th. El dolor de cuello persiste, no podía dejar de mirar arriba. Edificios altísimos, fachadas de película y el cielo azul, muy azul. La vuelta fue más complicada, después de arrasar en American Apparel, Dr. Martens y Urban Oufiters…taxi.



Almu es muy guay. Nos comentó que había una fiesta, tenía muy buena pinta. Candy Magazine y Openning Ceremony con Terry Richardson y Chloë Sevigny como invitados de honor. Teníamos que estar allí. Nos cruzamos con Ash Stymest, Amanda Lepore, Jordi Labanda…y Cobra Snake me sacó una foto, me lo dijeron al día siguiente, ni me había dado cuenta de que era él. A veces, solo a veces, el vodka gratuito puede ser traicionero.


Uno de los últimos días decidimos ir a Brooklyn. Gran error, mis ganas de quedarme en Nueva York dejaron de ser pasajeras. Yo quiero vivir en Brooklyn.



En estos cuatro lugares, "éramos como dos pájaros sobrevolando Nueva York."

I. Barneys, el paraíso. Entramos de día, salimos de noche. Yo podría haber dormido allí.

II. Si, es un supermercado. Había de todo, para todos y de todas las formas que se puedan imaginar. Cien clases de cereales distintos, Nesquik de fresa, queso, queso y más queso…absolutamente de todo. Si nos cansábamos de pasear, íbamos a un supermercado. "En los supermercados nadie piensa en la muerte."

III. Strand Book, en Broadway con la 12th. Indescriptible, tres plantas de libros. Ahí podría vivir.

IV. 25th St. entre 5th Avenue y 6th Avenue, había varias tiendas en distintos locales. Esta en concreto, Chelsea Flea Market, poseía tesoros. Camisas de Hermés, las tocabas y sentías que eran tan suaves que preferirías morir. Bolsos de Chanel, y vestidos, unos vestidos maravillosos, Dior, Lanvin, Schiaparelli…no podía dejar de imaginarme el día de mi boda con uno de esos vestidos.

La verdad, no fue el típico primer viaje de turista a Nueva York. Fui acompañada de dos caballeros sin caballo que ya conocían la ciudad. Me llevaron a restaurantes en los que nunca habría imaginado poder estar, como el wd-50, y a lugares con los que había soñado más de una vez. Gracias.

Y FELIZ NAVIDAD A TODOS!



4 comentarios:

  1. Increible el arbol del Rockafeller Center... debe de ser tan grande...
    Un saludo y feliz navidad. :)

    ResponderEliminar
  2. me apunto todos tus sitios favoritos. que guay lo de la fiesta con terry richarson! se nota que has disfrutado a lo grande, yo lo echo demasiado de menos, así que cuando quieras volver, avisame que me voy contigo a vivir a brooklyng! un beso

    ResponderEliminar
  3. Genial las imágenes y lo que cuentas.

    ResponderEliminar
  4. ¿Vaya suerte de viaje eh? Además en estas fechas que está todo mucho más apetecible si era posible jaja

    ResponderEliminar